lunes, 6 de febrero de 2012

Kate Lorig, pionera en la formación de #pacienteApaciente

Información para conocer. Consejos para dominar mis habilidades. Modelos en los que basarme. Planes de Acción parar sentirme bien y vivir mejor. Experiencias que me ayudan. Reinterpretación constructiva de los síntomas, de lo que me pasa. En definitiva, verdadero PODER para decidir sobre mi salud y mi vida.
Éstas son algunas de las claves de los programas de formación entre iguales que tuvimos la suerte de conocer el pasado 30 de enero de la voz de la experiencia en los proyectos de #pacienteApaciente: Kate Lorig. La directora del Centro de Investigación en Educación de Pacientes de la Universdad de Stanford y pionera en programas de formación de #pacienteApaciente, visitó la Escuela de Pacientes y la Escuela Andaluza de Salud Pública (EASP) y nos presentó las claves de éxito de sus programa pionero en el mundo en este tema.
La Dra Lorig, profesora del Departamento de Medicina de la Universidad de Stanford (EE.UU) y Directora del Centro de Investigación de Educación de Pacientes de la misma Universidad, es cercana, dinámica, viva, clara, estructurada... como su programa. Y así nos lo mostró en su conferencia, siendo en todo momento un modelo a seguir para nuestros propios proyectos de formación entre iguales y de manejo de enfermedades crónicas.
Su programa comenzó en los años 80 en EEUU, y según ella misma nos contaba, todo surgió de su trabajo en Chile y de su propia percepción sobre la importante carga de trabajo de los y las profesionales, que no pueden llegar a todo, y la amplia capacidad de las personas que viven con una enfermedad crónica para formar a otras personas en el automanejo de la misma. Un cóctel perfecto para lograr avances en la atención y asistencia en temas de salud.
Y así lo ha demostrado en los múltiples estudios de investigación y de evaluación que su programa ha llevado a cabo. En ellos, se identifica que los programas de #pacienteApaciente mejoran la autoevaluación o autopercepción de la propia salud, originan una mejor utilización de los servicios y dan lugar a menos visitas médicas ambulatorias y de las salas de urgencia de las personas que participan en los cursos de automanejo. Y lo que es más importante, ayudan a sentirnos mejor y a sobrellevar mejor los síntomas. En sus palabras, estos programas "no curan pero con su actividad hacen que 'lo peor' se más lento, y que tomemos control de nuestra situación".
Según Kate Lorig, estos programas eliminan los "debe hacer" y preguntan sobre "qué queremos hacer", y nos hace responsables y dueños de nuestra salud y nuestras decisiones. Sin duda, un modelo a seguir en el ámbito de la salud.
Aquí os dejamos un vídeo de su intervenvión en la Escuela de Pacientes.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada