miércoles, 19 de septiembre de 2012

"Cada día que pasa es una conquista"

Hoy recibimos en el Blog de #pacienteApaciente a José Raúl Dueñas, Director de Cuidados de Enfermería del Distrito Sanitario de Atención Primaria Jaén Norte y un profesional clave en el desarrollo del Aula de Fibromialgia de la Escuela de Pacientes. En este post  reflexiona sobre los beneficios de la formación entre iguales  para pacientes, profesionales y asociaciones... ¡Gracias por tu trabajo, por tu ilusión y entusiamo!


Asistentes al I Congreso de la Escuela de Pacientes

Todos los días podemos aprender algo nuevo de los demás o volver a aprender algo que ya lo teníamos como asumido tras escuchar u observar las vivencias de otras personas. Tras este proceso de aprendizaje podemos replantearnos nuestra vida o las vivencias que forman parte de ella desde otra perspectiva, mirada o punto de vista, es decir, poniéndonos las gafas de otra persona.

Todo esto viene porque el pasado mes de enero asistí al Primer Congreso de la Escuela de Pacientes. Debemos recordar que formamos parte de la Escuela de Pacientes todas las personas que hacen posible su funcionamiento, tanto los pacientes, las personas cuidadoras, los familiares y las asociaciones. Todos unidos para mejorar la calidad de vida de las personas que asisten a la misma y que participan en sus actividades formativas porque les enseñamos y aprenderán las mejores formas de cuidarse.

Aquel Congreso era un lugar de encuentro entre los profesionales y los pacientes expertos que hacen posible que se lleven a cabo las diferentes aulas de la Escuela de Pacientes por los distintos rincones de Andalucía. Y allí se reunían por primera vez para valorar la educación entre pacientes, es decir, la educación entre iguales. Ya nadie pone en duda este modelo de educación porque en numerosos estudios han demostrado que es eficaz y que reporta beneficios para los pacientes que asisten como pueden ser: el incremento de la autoestima y de la confianza consigo mismos, la incorporación de hábitos de vida saludable, la disminución del número de visitas tanto a los médicos de AP como a médicos especialistas como del número de urgencias, la mejora del cumplimiento terapéutico, la reducción del número de depresiones y de bajas laborales.

Y allí pude aprender una bella lección de vida. Escuche una frase que pronunció Albert Espinosa durante su exposición como paciente que me hizo reflexionar y esta es: "Cada día que pasa es una conquista". Posteriormente la pude escuchar con diferentes palabras de muchos de los asistentes al Congreso que acudían como pacientes expertos y que conviven diariamente con alguna enfermedad crónica. Durante el Congreso pude escuchar un montón de experiencias, cada una de ellas es una historia llena de vida, una forma de asumir y retar a la enfermedad. 

Durante mis intervenciones como profesional en varias aulas de fibromialgia de la Escuela de Pacientes también he podido escuchar muchas experiencias, cada una de ellas diferente a las demás, y me he sentido muy bien porque he tratado de ayudar a mejorar la calidad de vida de las personas que han asistido.

Podemos afirmar que una enfermedad crónica parte la vida en dos: en un antes y un después desde que aparece, yo también padezco una y he podido vivenciarlo.Y tenemos que aprender o asumir que cada día que pasa es una conquista, un reto, una oportunidad, una vivencia, un sentimiento, un gesto, un nuevo camino para seguir y continuar, un nuevo aliento para no dejarse vencer ... Porque la vida a veces no es fácil y se complica, pero lo complicado lo podemos hacer más sencillo, siempre que cambiemos nuestra forma de afrontar lo que nos ocurre. A veces tendremos que renunciar a cosas que podíamos hacer antes de la enfermedad, pero quizás sea una oportunidad para que nos conozcamos interiormente y de hacer lo que realmente nos gusta y nos motiva.

Porque cada instante de nuestras vidas es importante y resulta ser similar a las piezas de un rompecabezas, donde cada de ellas de forma aislada es aparentemente insignificante pero resulta necesaria para formar una imagen significativa, todas las vivencias son importantes para completar la imagen de la vida; sin embargo, a menudo no conseguimos identificar su verdadero valor.

Por José Raúl Dueñas Fuentes, director de Cuidados de Enfermería del Distrito Sanitario de Atención Primaria Jaén Norte

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada