domingo, 2 de noviembre de 2014

“Protege tu cerebro, salva tu vida”.por Dolores Jiménez, directora del Plan de #Ictus de Andalucía





La doctora Mª Dolores Jiménez, Directora del Plan Andaluz de Ictus y Directora de la Unidad Clínica Intercentros de Neurociencias del Hospital Universitario Virgen del Rocío y Virgen Macarena ha participado con nuestra escuela de pacientes en un videochat donde explicó muy claramente la importancia del ictus y la necesidad de trabajar en prevención. En esa línea, desde la escuela de pacientes se está trabajando para crear una aula de ictus que permitirá trabajar entre pacientes y familiares para conseguir una mejor calidad de vida. Ahora está con nosotros, en este blog aldrededor del día mundial del ictus y en esa línea de trabajo que fructificará en esa nueva aula en los próximos meses.

Una de las prioridades fundamentales a la hora de enfrentarnos a la carga que supone el ictus para la sociedad es la de identificar las posibles causas de éste, o factores etiológicos y de riesgo, para poder actuar sobre ellos y prevenir su aparición. 

A pesar de los avances logrados en las últimas décadas, el ictus continúa siendo el problema neurológico grave más frecuente del mundo. En concreto en las mujeres es la primera causa de muerte, seguida por la cardiopatía isquémica y el cáncer de mama, y en los hombres cnstituye la segunda causa de mortalidad. El ictus es, además, la 1ª causa de invalidez permanente del adulto y la segunda causa de demencia global, lo que la convierte en una enfermedad con un alto coste socio-sanitario. 

 

Hoy existen tratamientos revolucionarios en fase aguda de los pacientes con ictus. Por ello, el objetivo es la identificación inmediata del proceso y la atención urgente de los enfermos con ictus. Las evidencias y las guías clínicas nos demuestran que la accesibilidad de los pacientes debe facilitarse ya que existen tratamientos que son enormemente útiles, pero tan solo aplicados en las primeras horas. Los servicios extrahospitalarios, las urgencias y las unidades de ictus convergen para la activación y aplicación del “Código Ictus” en los pacientes que pueden verse beneficiados por las distintas terapias.

Por otra parte, los estudios epidemiológicos demuestran que el ictus, tanto isquémico como hemorrágico, comparten factores de riesgo con las otras manifestaciones clínicas de aterosclerosis (cardiopatía isquémica, isquemia periférica, etc.). 

La edad y la hipertensión arterial son los principales factores de riesgo asociados al ictus, pero hay otros fundamentales como la diabetes mellitus, hipercolesterolemia, tabaquismo, obesidad, sedentarismo y tantos otros que deberían ser identificados y tratados. Todo ello hace pensar que, aunque el cuidado de los factores de riesgo es ya importante en la población general, queda aún más demostrado que el control de los mismos es esencial en un paciente que ha sufrido un ictus. Considerando que las medidas de prevención  son infrautilizadas, tendremos que recordar la importancia de utilizar de forma juiciosa y responsable todas aquellas que son necesarias, eficaces y seguras. 

Todas las estrategias serían infructuosas si el paciente no conoce el ictus, la identificación del mismo y los factores de riesgo relacionados. Es por ello que nuestras energías se vuelcan a lograr la mayor difusión posible porque “pequeñas actuaciones” por parte de médicos y, especialmente, de enfermos protegen cerebros y salvan vidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada